Falso: La Casa Real fue atacada por Anonymous

No sabemos quién es más tonto: los lectores de noticias (sin idea de informática), la prensa (deseosa de titulares sonoros para conseguir visitas para sus anuncios), las webs institucionales (con unos servidores de los años 90) o Anonymous (que no sabe cómo hackear de verdad un servidor). Por cierto, hackear una web significa tomar el control de su servidor, para sacar datos o cambiar su contenido. Un ataque DDoS no es más que enviar un montón de tráfico.

 

Durante esta semana hemos leído titulares como:

 

¡Oh Dios mío, están atacando al Tribunal Constitucional!

¡Ostras, qué fuerte, Anonymous ataca a la Casa Real!

 

¿Qué está ocurriendo realmente?

Antes que nada entendamos qué es Anonymous. Anonymous es una franquicia, como McDonalds, cualquiera puede decir que es de Anonymous. El vecino del cuarto, tu primo de Cuenca, el repartidor de pizzas… cualquiera podría serlo. Sólo hace falta abrirse una cuenta en Twitter, escribir unos cuantos tweets sobre la libertad de expresión, la independencia de Internet, bla, bla, bla, y contratar un servicio de DDoS, que ahora están muy baratos.

DDoS, explicado para niños, es cuando un montón de ordenadores intentan conectarse a la vez a una web. ¿Qué ocurre? Pues que, al igual que tu estómago tiene un límite para la comida, un servidor web tiene un límite para el número de clientes y peticiones simultáneas que puede aceptar. Y resulta que cuanto más antiguo es un servidor más fácil es de hacer que se “empache”. Es el caso de esas webs institucionales de “rancio abolengo”. En serio, ¿quién visita la web del Senado? No se tú, pero la gente normal visita Google, Facebook, Youtube.

¿Cómo es posible que tantos ordenadores se conecten a la vez a una web? Resulta que en esos ordenadores hay un programita que está teledirigido y se encarga de hacer la visita sin que el usuario se entere ni tenga que hacer nada. El conjunto total de ordenadores conectados en red se llama un botnet. Mientras lees esto, seguramente tu PC tendrá uno de esos programitas. ¿Te acuerdas de esas páginas que decían que tu Java, Flash o lo que sea necesitaba actualizarse? O esas que decían que tu PC estaba infectado por un virus y necesitabas un antivirus que ellos te ofrecían. Pues ahí fue cuando te descargaste un archivo ejecutable (.exe) y lo ejecutaste.

 

https://twitter.com/Anonymous_opt

El fact-checking es algo que los periodistas han olvidado hacer. ¿En serio te puedes creer una información sólo con una captura de pantalla? El twitero de turno afirma: “La web de la Casa Real está siendo atacada. Inestable.”

Los comentarios no tienen desperdicio porque no hacen más que dejarle en ridículo: que si la web (casareal.es) no la ve nadie, que si colgar una página no sirve, sólo un hackeo que revele información, etc. El tweet es de las 10:51h y a las 11:04h y 11:11h hay comentarios de gente que dice que la web funciona. Es decir, que los periodistas que publicaron la noticia se creyeron la palabra bendita de un supuesto hacker.

Miniver.org ha comprobado a las 13:00h que la web funcionaba perfectamente.

Periodismo basado en capturas de pantalla.

Además, hoy hemos lanzado nuestro particular ataque contra Google y hemos colgado su servidor, aquí está la prueba:

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora